domingo, 4 de mayo de 2008

RALLY, GRANDES PREMIOS Y GLAMOUR

A meses de correrse en Argentina y Chile el Dakar, vale recordar algunos grandes premios que, por los años 60, tras la despedida de Fangio de la formula 1, se hacían en nuestro país con el mismo espíritu y con inmensa repercusión mundial. Dentro de esas grandes carreras con algo de Turismo carretera y mucho de lo que hoy conocemos como nuestra pasión, el rally, hay una que se destaca especialmente por quien fue su ganador, o mejor dicho, ganadora.

LA HISTORIA DE LAS SUECAS VOLADORAS

El gran premio del año 1962 abarcaría 4.624 Km dividido en seis etapas por el centro y norte de nuestro país. Por la dureza de la carrera, varias fábricas europeas querían correrla y promocionar sus marcas, entre ellas, Mercedes Benz y Volvo.
El equipo alemán, que contaba con el apoyo local del quíntuple, ponía en los caminos en sus dos autos oficiales a Helmut Khuene (quien moriría en la 2º etapa de esta carrera sin que por ello se suspendiera ni si quiera un tramo de la misma) y a dos bellas pilotos suecas, Ewy Rosqvist y Ursula Wirth, quienes a poco de terminar la primer etapa de la carrera, llegando a Carlos Paz tras haber largado en el ACA, Bs. As., toman la punta y repiten en la segunda a San Juan, la tercera a Catamarca, la cuarta a Tucumán, la quinta nuevamente a Córdoba y la final llegando a Arrecifes, provincia de Buenos Aires, triunfando por tres horas y ocho minutos sobre el Volvo de Boris Garafulic y por doce horas sobre Marcelo Borchardt con un Jaguar 3.800.
Sorprenden cuando llegan a la meta frescas, pulcras y con los labios pintados para que las salude un público sorprendido en el que prevalecían las mujeres que se sentían reivindicadas por estas dos rubias que habían dejado atrás a nombres como Carlos Menditeguy, Jorge Cupeiro, Rodolfo De Alzaga y Roberto Mieres, entre otros tantos de los 287 participantes que tomaron parte.
Ewy Rosqvist volvió a correr en nuestro país –con otra compañera- en los dos grandes premios siguientes, terminando en ambas ocasiones en tercer lugar.

Todos estos datos son tomados de la nota publicada en el diario La Voz del Interior del día Domingo 4 de mayo de 2008 firmada por Eduardo Gesumaría –“SPRINTER”- a quien, aprovechando la ocasión, envío mi respeto y admiración.

Pablo Lapenta

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy linda nota ni me quiero imaginar lo que debe haber significado para la epoca que ganen 2 mujeres!!!! y encima eran hermosas!!
saludos
Gabo.

juan cruz dijo...

hola que buena nota.
Mi vieja y mi viejo las vieron correr. Es mas mi vieja me cuenta que pararon en la esquina de su casa y que tuvo la oportunidad de pedirles un autografo a cada una. Mi viejo dice que lo mas lindo y llamativo era que cuando se bajaban del auto parecian que recien salian de la peluqueria.
En ese entonces pasaban por aqui en mi provincia, San juan, y el maximo representante que teniamos era Carlos Alberto "Peque" Casas en un Peugeot 403.
Un saludo
Desde San juan
Juan Cruz

raúl dijo...

Interesante aportación, Pablo ;)

Sin duda todo un referente para que las mujeres se dediquen a esta profesión que es nuestra pasión...


;Magu