viernes, 28 de noviembre de 2008

LA MALA SUERTE DE LOS NAVEGANTES

Dicen que cuando un auto se sale de la ruta, siempre lo hace del lado del copiloto. Obviamente esta afirmación no es cierta, pero está claro que hay dos razones que hacen que quien ocupe la butaca derecha esté más expuesto a sufrir las consecuencias de un accidente.
La primera de esas razones es aceptar que el auto de rally está al mando del piloto y responde a éste hasta último momento y por ende, también responde al inexcusable instinto de conservación y supervivencia de la raza humana de quien tiene el volante en sus manos. Estoy totalmente seguro que no hay en el mundo un solo piloto de rally que quiera dañar a su compañero, pero entiendo que, ante una situación previa a un accidente, el instinto ordenará al piloto alejarse del peligro, por lo tanto, alejará el lado izquierdo del auto del obstáculo acrecentando las posibilidades de que el impacto sea, precisamente, del lado que ocupa el navegante. Consultado al respecto, Rubén García nos contó que tras el accidente de Michael Park, dos carreras después, en Australia, Loeb, aturdido por el recuerdo de la muerte de su compañero, al ver que perdía su Xsara, no quiso ni siquiera intentar acomodar el auto para no arriesgar a su navegante, Daniel Elena. Al resultado todos lo recordamos… se fue derechito y prolijamente de frente contra un árbol.
La otra razón que explica las mayores consecuencias que pueden tener para los copilotos los accidentes es que, siempre estos se producen de manera inesperada o brusca. Cuando el momento se torna irreversible, el piloto lo sabe y se prepara, ya sea agarrándose del volante o simplemente tensando su cuerpo, mientras que el copiloto, concentrado en sus notas, muchas veces se da cuenta con el hecho consumado y su cuerpo no ha tenido tiempo de prepararse. Es parecido a cuando nos caemos en la calle, si tropezamos y vemos que nos vamos a caer, ponemos las manos para protegernos, sin embargo si el golpe se produce porque alguien nos empuja violentamente desde atrás, es más probable que lo que primero apoyemos sean nuestros dientes.
Al respecto, sobre esta última razón, Leo Suaya dice que para el navegante no es tan difícil darse cuenta cuando viene el golpe, pero sí sucede frecuentemente ir más allá… prepararse para el palo, apretar el cuaderno y zafar de manera increíble…
Como sea, estoy convencido que ni estas dos razones, ni cualquiera que pueda ocurrírsele a alguien, hará dudar jamás a ninguno de los valientes copilotos. La pasión lo puede mucho más.
PABLO LAPENTA

6 comentarios:

FEDE BACCI WRC fede_ari18@hotmail.com dijo...

muy bueno amigos!!!
la lei toda...
los felicito..
muy buenos trabajos..
los espero..
suerte!

Anónimo dijo...

Muy bueno Pablo!, aunque en cierta forma discrepo minimamente. Lo de Loeb lo recuerdo perfectamente, y fue llamativo como se incrustó bien en el medio del motor el arbol, en una curva donde la maniobra lógica hubiera sido del lado derecho, pegándose Elena. En cuanto a Michael Park nunca se sabrá, ya que las imagenes nunca fueron difundidas, pero en el último de Duval, entró pasado del lado de Pivato y allí no había manera de hacer ninguna maniobra. Igual, es probable que sea en parte como vos decís, pero en estos casos puntuales que son los que más me acuerdo, no creo que haya habido margen de maniobra. Muy buenas tus notas ultimamente, fijandote en cosas extrañas que nadie suele publicar.
Atte
Dani

Hector R dijo...

A ver pilotos, navegantes y fanaticos del rally... (en los que me incluyo): cuando van por un camino de tierra y le dan un poco de velocidad al auto... para que lado le sale mas "linda" la curva? No notaron que las que mas se disfrutan son las izquierdas? el piso, el peligro esta mas lejos, del lado del navegante... las derechas tambien se hacen, pero la atencion esta tambien puesta en que entre el arbol, piedra o banquina solo hay un cristal o una "simple" puerta mientras que para el otro lado hay "toooodo" un auto (y eventualmente otra paersona)... Como dice el post, no existe malicia por parte de ninguna piloto o simple conductor... es simple diferencia de persepcion o instinto de conservacion...
Mu bueno el post... ayuda a explicar algunas cositas mas...

Marito Ironico dijo...

Muchas veces haciendo la hoja, una curva de similar gravedad, para izquierda o derecha, se hace el chiste de, "no a la izquierda del arbol con piedra ponela mas rapida total esta de tu lado" (piloto le dice al navegante), es una broma normal, pero si me voy a experiencia propia, las dos veces que me tumbe (manejando)fui a golpear primero de mi lado, casualidad o no, pero hay momentos en que se dan las cosas asi y nada mas...ya me "sembraron" para los dos lados y lo que mas duele es la quinta punta de los cintos....te los deja en la garganta!
Muy buena nota pablo
Marito

Anónimo dijo...

YO NO PUEDO DISCERNIR ENTRE GOLPES A DERECHA E IZQUIERDA, PERO LOS QUERIDOS Y ADMIRADOS NAVEGANTES SON UN POCO CRAZY, PORQUE CUANDO EL CAMINO TIENE MUCHAS CURVAS, NI MIRAN PARA ADELANTE, VAN MUY CONCENTRADOS EN CANTAR LA HOJA Y NUNCA ENTENDI MUY BIEN, DE QUÉ FORMA DISFRUTAN DE LA CARRERA Y ADEMAS LOS QUE SON PROFESIONALES Y VIVEN DE ESTO EN ARGENTINA, SUBEN CON VARIOS PILOTOS A LO LARGO DE EL AÑO, CON ALGUNOS DE ESOS DRIVERS YO NO LO HARIA NI AUN CON ALGUNAS COPAS DE MÁS Y ELLOS AL PARECER LO HACEN COMO LA COSA MÁS NATURAL.
A PESAR DE QUE EL FLACO TRAVERSO HA MINIMIZADO VUESTRA TAREA, YO LOS ADMIRO Y LOS DISFRUTO CUANDO PASAN CAMARAS A BORDO Y ME POSESIONO, COMO SI FUERA YO EL QUE VÁ LEYENDO LA HOJA, FAMILIA DE NAVEGANTES TIENEN TODO MI RESPETO Y RECONOCIMIENTO.
RUBEN BALDO

Martin Sicbaldi dijo...

Yo tengo muy poca experiencia en esto, pero justamente en el Rally Zonal que paso en Capilla del Monte, en una curva el auto sale desacomodado y despues de revolear un par de veces la cola zafamos, pero ibamos derecho a pegar del lado mio (navegante), y despues entre risas, le dije la famosa frase: "siempre de mi lado???". Ya dos veces, pasando entre postes o arboles arrancamos los espejitos... a q no saben de q lado???... Si adivinaron... Todo es muy cierto lo q decis Pablo... Q los maestros sigan manejando que no dudamos un segundo... Nos gusta esa adrenalina, y si pasa algo, son gajes del oficio...

Saludos