sábado, 26 de enero de 2008

LOS BUENOS, EL GRANDE y EL MEJOR


En todas las actividades de la vida hay gente que es buena y lo hacen bien, otros que lo hacen mejor y algunos que, a demás, se destacan sobre el resto. Eso también pasa en el automovilismo.
En el rally ha habido pilotos de todo tipo de talentos conductivos y en general, muy buenos, pero no todos han pasado ni pasarán a la historia sobresaliendo de los demás más allá de las estadísticas. El verdadero juez es y será el tiempo más que los números.
Nunca nadie negará las cualidades de pilotos como Salonen, Röhl, Mikkola, Blomqvist, Vatanen o Alen, sin embargo, si alguien les pide que rápidamente les nombren los mejores pilotos de esa época, seguro Ari Pieti Uolevi Vatanen y Markku Alen serán los primeros que nombrarán… Sin embargo, Vatanen cuenta con solo un título (1981) y Alen… ninguno.
Mas acá en el tiempo, tenemos a dos tetracampeones finlandeses, pero ¿Alguno se animaría a decir que KKK o Makinen fueron mejores que Biasion, Auriol, o Mc Rae? Seguramente nadie. Y en la actualidad, Gronholm, Burns, Martin, Solberg… ¿A alguno de ellos puede nombrárselo sin margen a discusión, a uno por encima del otro? Pues, a no ser por enamoramientos específicos y puntuales de por medio, difícilmente se pueda llegar a un acuerdo.
Pues esto sucede simplemente porque todos ellos, absolutamente todos ellos son buenos, muy buenos o excelentes pilotos. Algunos han tenido mas suerte y otros han podido aprovechar mejor su oportunidad como para tener más o menos números en las estadísticas, pero ninguno de estos podría pasar al olvido fácilmente.
Sin embargo hay dos pilotos que aún no he nombrado, simplemente porque uno es el mejor y otro el más grande. Sebastián Loeb apabulla con sus estadísticas y a eso no lo ha logrado solo por suerte. Loeb será recordado en la historia como el mejor sencillamente porque siempre supo ganar. Nació junto a un equipo que él mismo hizo grande, con la paciencia necesaria incluso para saber resignar un título (2003) a la espera de otros muchos más. La butaca en Citreon se la gano y mereció siempre, por eso, no tiene necesidad de demostrar nada más en otras butacas para que el mundo rallystico (menos uno) lo considere el mejor. Se hizo de la mejor butaca y la aprovechó al máximo. Al mismo tiempo y por el mismo camino del recuerdo imperecedero va Carlos Sainz, el más grande de todos, con sólo dos títulos, pero con hazañas, esfuerzos, méritos y carisma como ningún otro. Él y su mejor ladero, Luís Moya, conforman el equipo con la huella mas profunda en los corazones de quienes adoramos esta categoría. Para que esto haya sucedido debieron mediar muchas condiciones, siendo la capacidad de ambos la más importante, pero junto con la capacidad, el estoicismo con el que el madrileño supo llevar adelante su carrera, subiéndose a cualquier auto y sacándole siempre lo mejor de él será una de las cualidades en la que los noveles pilotos deberán fijarse si quieren trascender. Siempre Carlos fue más que su propio auto incluso sabiendo adaptarse a todas las épocas.
En fin, este tema es tal vez el más polémico a la hora de juzgar pilotos, pero he pretendido dejar en claro un postura general, apelando a un criterio diferenciador entre grande y mejor. En el automovilismo solo un piloto pudo ser el mas grande y el mejor… Juan Manuel Fangio quien algo con el rally en aquellas primeras épocas tuvo que ver. Los honores de Amigos por el Rally para él.
PABLO LAPENTA

5 comentarios:

pablo_cba dijo...

No te enojes Lucas, sos un gran amigo, el mejor y el más grande...

Martin Sicbaldi dijo...

Creo q es muy buena tu postura... y ya se lo dije a varios... Es como comparar maradona o pele, o schumacher o fangio... no lo vamos a saber nunca... cada uno fue el mejor en su momento... y hay q ver si uno andaba en la epoca del otro y viceversa... es mi humilde opinion...

Anónimo dijo...

Pablo
Muy buenos tus comentarios concuerdo 100% contigo
Diego Barco

Leandro dijo...

Es muy dificil saber cual es el mejor. Como en un comentario anterior se dijo, tendriamos que ver si tal o cual piloto se adapta a la epoca de otro, tal es el caso de Sainz en la de Blomquist o biseversa. Es mas dificil aun en el momento de la eleccion, apartar el corazón de la misma, ya que el cuore puede jugar un papel fundamental.

Con tan solo 26 años de edad, puedo decir que se mi epoca, hay dos grandes y los mejores, Sainz y Kankkunen, pero ¿quien se anima a decir lo contrario de Loeb?

Anónimo dijo...

Muy bueno el comentario Pablo pero insisto que es muy dificil la comparacion sin tener un poco se subjetividad mi opiñon por lo poco o mucho que he visto de la vida de los pilotos que nombras es sin duda que Carlos fue el mas grande...pero lo de Loeb nos guste o no es indiscutible...
saludos
Gabriel.